La regla general es que el alquiler de oficinas y bajos comerciales estén sujetos a IVA y retención pero pueden darse casos en que no tenga que aplicar la retención; en estos casos el propietario del bajo cobrará más mes a mes y no se tendrá que esperar a recuperar esa retención cuando haga la renta.

Si el arrendador es una empresa y ésta factura más de un millón de € estará exenta de todas formas ya que al tener obligación de pagar IAE los inquilinos no tienen que practicar retención (cuando el arrendador es una persona física están exentas del IAE en todos los casos).

Si el arrendador es una empresa y factura menos de un millón de € o el arrendador es persona física hay casos en los que podemos solicitar la exención de retención:

  • Cuando se trate de un arrendamiento de vivienda por empresas para sus empleados.
  • Cuando las rentas satisfechas por el arrendatario a un mismo arrendador no superen los 900 euros anuales.
  • Si el valor catastral de los locales que tiene alquilados supera en conjunto los 601.012,10 euros.

En estos casos su factura será exclusivamente Base + IVA (en estos casos tiene que entregar al arrendatario el Certificado de Hacienda donde así se acredite).

Los pasos para solicitar este certificado son:

  • Rellenar modelo 01 de la AEAT y presentarlo en Hacienda.
  • Aportar escritura de compra de los locales, recibos de IBI de los locales y contratos de alquiler.

En unos pocos días la AEAT nos enviará el certificado si todo está correcto y se lo entregaremos a las personas que nos pagan el alquiler para justificar que estamos exentos y ya no nos tendrán que aplicar retención en nuestras facturas y cobraremos más todos los meses.