A continuación expondré los principales cambios que implica tanto para arrendadores como para propietarios de una vivienda que tienen alquilada de la entrada en vigor de la reforma fiscal el pasado 1/01/2015.

  • ¿Repercusión para el propietario? Hasta la fecha de aprobación de la ley si tenías una vivienda y tu inquilino tenía menos de 30 años, el porcentaje de exención era de un 100%, es decir por esos ingresos no tributabas nada. Con dicha reforma se aplica un porcentaje del 60% al margen de la edad que tenga el inquilino.
  • ¿Cómo me afecta si soy inquilino? Si soy inquilino y el contrato estaba formalizado antes de la fecha de aprobación de la ley no te afecta para nada pero si no es ese el caso y formalizas un contrato a partir del 01/01/2015 ya no te podrás deducir el 10,05% que te permitían por las cantidades que hubieses pagado a lo largo de todo el año en concepto de alquiler. Esto quiere decir que si pagas por ejemplo 450 € de alquiler al mes, en tu declaración de la renta te saldría menos a pagar (o te devolverían más) aproximadamente unos 540 €.

En resumen, con esta medida aprobada han salido perjudicados a efectos fiscales tanto aquel que vive de alquiler como el que obtiene unos ingresos extraordinarios por alquilar una vivienda.