Cuando por cualquier circunstancia que se nos presente en la vida, tomamos la decisión de alquilar una vivienda, también debemos tomar en cuenta todos los pros y los contras que esto implicaría.

Por esa razón, es que mediante el presente post comentaremos detalladamente todo lo que debemos saber acerca de los trámites necesarios para realizar el alquiler de una vivienda.

Alquiler o arrendamiento de vivienda

Lo primero que debemos tomar en cuenta, es que para realizar el alquiler de una vivienda, el proceso se debe llevar a cabo mediante un contrato de arrendamiento, al que también se le llama contrato de alquiler. Este tendrá por escrito todos los acuerdos, términos y condiciones de las partes interesadas en dicho alquiler.

Contrato de alquiler

También es necesario saber que, antes de realizar la firma frente a un notario para oficializar el alquiler, debemos hacer una revisión exhaustiva del contrato, en caso de que sea necesario realizar algún tipo de cambio.

Esto suele ocurrir con más frecuencia de lo esperado, debido a que en ocasiones se puede crear algún tipo de duda o confusión por parte de los inquilinos, en vista de que los acuerdos pueden ser un poco complicados de entender, por eso siempre es oportuno contar con la asesoría de algún experto.

De acuerdo a las estadísticas, el 70% de los arrendatarios de viviendas no llegan a conocer de forma detallada una gran parte de las cláusulas existentes en el contrato de alquiler.

Por ello es que para nosotros es muy importante dejar completamente claro estos puntos, que pueden ser de mucha utilidad, para que tanto el arrendador como para el arrendatario tengan la orientación precisa sobre estos contratos.

Todo con la finalidad de que podamos enfrentar estos trámites estando seguros de lo que hacemos y de la información que poseemos, sin ningún tipo de dudas o confusiones, y de esta manera poder realizar la firma del contrato con total confianza.

¿Qué es un contrato de alquiler o arrendamiento?

El contrato de alquiler es un documento legal que se lleva a cabo entre el arrendador y el arrendatario. Mediante este documento se hace de manera formal un acuerdo entre ambas partes, donde queda plasmado el cede, la utilización y disfrute de un inmueble, durante un determinado periodo de tiempo y a cambio de un pago.

Contrato de alquiler

Al igual que como ocurre con cualquier otro tipo de contrato, los de alquiler deben incluir ciertas características y condiciones que ambas partes deben tener en cuenta al momento de realizar la formalización del trámite.

Cabe destacar que el contrato de alquiler le permite al arrendatario contar con la opción a compra de dicha vivienda, esto quiere decir que, aparte de disfrutar del alquiler de una vivienda, también pueden tener el derecho a compra si así lo acuerdan ambas partes.

Por esta razón, el arrendatario alquilado tiene la posibilidad invertir en la vivienda que más tarde puede llegar a comprar.

¿Que tener en cuenta al realizar un contrato de alquiler?

Ahora bien, algunas de las cosas a tener en cuenta en los contratos de alquiler, son las cláusulas de penalizaciones del mismo, el tiempo estipulado para realizar la actualización de la renta, quien debe hacer el pago de las reparaciones de la vivienda, entre otros aspectos.

  • Lo primero es que tanto el arrendador como el arrendatario deben conocer muy bien la información que está presente en el contrato de alquiler, antes de realizar la firma del mismo.
  • Es muy importante revisar cada detalle de este contrato. El tiempo de alquiler debe estar muy claro, el monto a pagar por parte del arrendatario, quién debe cubrir los gastos de abogados para la redacción y la elaboración del documento, entre otras cosas.
  • Realizar un alquiler mensual es ideal para las personas que van a habitar en un lugar por poco tiempo. Esto puede ocurrir por varios motivos, como por desplazamientos de trabajos temporales o por estudios universitarios, en los que al finalizar las clases o el tiempo necesario para la ejecución de un trabajo, se regresa a la vivienda habitual.
  • Por otra parte, es muy posible que en una de las cláusulas utilizadas por el arrendatario en el contrato de alquiler, haga constar la prohibición de utilizar la vivienda con fines comerciales.
  • También podría poner un límite sobre la cantidad de personas que puedan vivir en su propiedad.
  • Es muy importante para el arrendatario tener en cuenta qué pasaría en caso de algún retraso con el pago o que no pueda mudarse en el tiempo establecido en el contrato. Para esto, sería necesario consultarlo con el propietario de la vivienda.
  • Una cláusula muy común de conseguir en estos contratos de arrendamientos, es la prohibición de niños y mascotas. Es por ello que se debe hablar con el arrendador y dejar claro todos estos puntos antes de firmar el contrato.
  • Otro aspecto muy importante, es que debemos revisar muy cuidadosamente todas las cláusulas del arrendamiento relacionadas con nuestra obligación, ya que debemos estar bien informados de todo al momento de firmar un contrato de alquiler.

Duración del contrato de arrendamiento

Contrato de alquiler

En el año 2019 entró en vigencia un acuerdo donde quedan explícitos algunos cambios legislativos a tener en cuenta para este tipo de contratos, especialmente en lo que se refiere a la duración de los mismos.

Teniendo esto en cuenta, consideramos que la duración de un contrato de arrendamiento o alquiler será la que se establezca inicialmente entre el arrendador y el arrendatario, lo que quiere decir que esta decisión es libre entre las partes, sólo será necesario llegar a un acuerdo.

Cabe destacar que existen diferencias entre un contrato cuya duración sea menor a 5 años, uno de plazo indeterminado y uno que tenga plazo superior a 5 años.

Contratos de alquiler con duración menor a 5 años

Los contratos inferiores a 5 años corresponden cuando el arrendatario es persona física, o puede ser de 7 años para el caso de las personas jurídicas, los cuales serán forzosamente prorrogados si el arrendatario lo desea.

De manera que el arrendador, aunque no quiera, deberá extender dicho contrato otros 5 años más, o 7 años en caso de que sea para personas jurídicas.

Entonces, cuando se trate de un contrato que dure menos de 5 años, este podrá prorrogarse anualmente hasta alcanzar los 5 años, pudiendo cancelar la prórroga en cualquier momento, únicamente avisando con un mes de antelación al arrendador.

Contratos de alquiler sin duración establecida

En el caso de los contratos con un plazo indeterminado, la duración mínima se considerará de 1 año, utilizándose la misma norma de la prórroga anual hasta el cumplimiento de los 5 años.

Luego de que se cumplan los 5 años y si no existe la voluntad de cancelar el contrato por ninguna de las partes, se podría realizar la prórroga hasta un máximo de 3 años.

Contrato de alquiler

Contratos de alquiler con duración mayor a 5 años

Estos son los contratos donde se establezca una duración mayor a 5 años, y se finalizará el arrendamiento en la fecha señalada en el contrato.

Finalización del contrato de alquiler y prórrogas

La finalización del contrato de arrendamiento de la vivienda, se realiza de acuerdo al tiempo que quedó establecido en el contrato y en caso de que se hubiera cumplido con todas las prórrogas posibles.

Entonces, si el arrendador no comunica la resolución del contrato en el plazo establecido y 15 días después de la finalización del mismo, se entiende que existe tácita reconducción.

Ahora bien, existe un acuerdo en el Código Civil, el cual le permite al inquilino seguir disfrutando de la vivienda después de haber superado el período del contrato, prórrogas y los 15 días de finalización del mismo, sin aviso del propietario.

Esto sería por años en caso de que se haya fijado un alquiler anual, por meses cuando es mensual, o por días cuando es diario.

Prórroga obligatoria del contrato de alquiler

De acuerdo a lo establecido por la ley, se podría realizar nuevamente la prórroga del contrato, sin embargo, esta vez sería de forma voluntaria únicamente por parte del arrendatario, por una duración de 3 años más.

Esta prórroga se realizará de manera obligatoria en el caso de que el propietario arrendador no haya avisado cuatro meses antes al arrendatario, su deseo de no renovar el contrato de alquiler.

Ahora bien, en caso de ser el inquilino quien no desee seguir con la vivienda alquilada, debe notificar al arrendador dos meses antes.

¿Cuándo empieza a contar el contrato de alquiler?

De acuerdo a lo establecido en la ley, el plazo pautado iniciará desde la fecha en que se establezca el contrato o desde que el inmueble se ponga a disposición del arrendatario, esto en caso de que la entrega fuera posterior a la firma del contrato.

Asesoramiento en un contrato de alquiler

Al momento de realizar un contrato de alquiler, lo más recomendable es que la redacción del documento se deje en manos de un experto, ya que tal vez esto pueda parecer algo sencillo, pero no lo es, por ello se debe acudir a expertos en conocimientos jurídicos.

De esta manera, lograremos que el contrato de alquiler se ajuste a la legalidad, además, es importante que cualquier contrato proteja a ambas partes, por este motivo siempre te recomendamos el uso de asesoría por parte de profesionales, para que así podamos obtener el mejor contrato de arrendamiento.


¿En qué podemos ayudarte?

Abrir chat
Hola! Te puedo ayudar en algo?
Hola

¿En que podemos ayudarte?