Crear una sociedad patrimonial puede ser algo que nos produzca grandes beneficios,  por eso es que en el presente post explicaremos de manera detallada, todo lo que necesitas saber sobre las sociedades patrimoniales.

También mencionamos cuáles son los requisitos exigidos por la ley para la creación de estas sociedades, y algunos ejemplos que nos ayudarán a saber si pueden ajustarse a nuestro negocio.

Instauración de sociedades patrimoniales

Sociedad patrimonial

De antemano, es preciso saber que las sociedades al igual que las personas jurídicas, pueden formarse de maneras distintas, donde una de esas formas corresponde a la sociedad patrimonial.

La sociedad patrimonial posee ciertas características, ventajas e inconvenientes particulares, sin embargo, todo esto está estipulado en la Ley del Impuesto sobre Sociedades.

Cabe destacar, que suele existir mucha confusión respecto a las sociedades patrimoniales, debido a que estas se les conocen con diferentes nombres, como entidades patrimoniales, sociedades patrimoniales, sociedad de tenencia de valores e incluso, sociedades sin actividad económica.

Además de lo que hemos mencionado, otra de las características es que no se trata de una noción mercantil, esto quiere decir que no se puede registrar una compañía como una sociedad patrimonial en ningún registro, para que así lo sea.

Aunque, es bueno tener en cuenta que las sociedades patrimoniales no son las más indicadas para todos los casos y tampoco serán la mejor opción. Por esta razón es que, ante todo se debe analizar cada caso desde todos los puntos de vista, tanto el legal como el fiscal.

La mayoría de las personas, tanto empresarios como independientes, sienten la necesidad de proteger sus intereses económicos, y mucho más cuando estos representan grandes cantidades que luego serán heredadas por sus sucesores.

En este tipo de casos, lo más natural es que deseen hallar una forma legal de pagar la menor cantidad de impuestos posibles, a Hacienda.

En este sentido, es normal que se considere la probabilidad de crear una sociedad patrimonial, pues se conoce que se pueden obtener muy buenos beneficios fiscalesde parte de éstas sociedades.

Vale la pena resaltar, que hoy en día se han perdido muchas ventajas fiscales que antes se tenían, sin embargo, esta situación dependerá de cada caso en particular, donde consideramos tomar la decisión de si es conveniente utilizar o no este tipo de sociedad.

¿Qué es una sociedad patrimonial?

Sociedad patrimonial

Una sociedad patrimonial es aquella que se dedica especialmente a la administración de un determinado patrimonio, como por ejemplo; bienes inmuebles o valores, lo que quiere decir que este tipo de sociedades no se ocupan primordialmente en desarrollar actividades económicas.

Por esta razón, es que las sociedades patrimoniales deben poseer más de un 50% de su activo en forma de valores o no estar unidos a ningún tipo de actividad económica.

Ahora bien, las sociedades patrimoniales están definidas de la siguiente forma en el Artículo 5, de la Ley del Impuesto sobre Sociedades:

Se entenderá por entidad patrimonial y que, por tanto, no realiza una actividad económica, aquella en la que más de la mitad de su activo esté constituido por valores o no esté afecto a una actividad económica”.

De acuerdo a la reforma fiscal que se llevó a cabo en el año 2015, se le realizó un cambió al nombre de las sociedades conocidas como patrimoniales, para referirse a ellas de forma más correcta, denominándose como “Entidades Patrimoniales”.

¿Cómo se constituye una sociedad patrimonial?

En primer lugar, es muy necesario tener en cuenta que una sociedad patrimonial sólo tiene importancia desde el punto de vista fiscal, más no mercantil.

Por este motivo, cuando una persona o empresa toma la decisión de crear una sociedad patrimonial, debe estar consciente de los efectos prácticos que no se puede establecer como tal, donde lo que se hace es constituir una sociedad.

Por ello, si una sociedad cumple con los requisitos exigidos por la ley, entonces se la considerará patrimonial a los efectos fiscales correspondientes.

Requisitos de una sociedad patrimonial

Los requisitos necesarios y exigidos por la ley para la creación de una sociedad patrimonial, son los siguientes:

Sociedad patrimonial
  • Más del 50 % de su activo, debe estar constituido por valores.
  • No debe estar vinculado a ningún tipo de actividad económica.

Ahora bien, conociendo la definición del término “actividad económica”, si lo llevamos al concepto de “sociedad patrimonial” como parte de un activo afecto, entonces podemos obtener lo siguiente:

  • Las existencias.
  • Deudores comerciales.
  • Recursos activos que se requieran para desarrollar la actividad de la entidad.
  • Todas aquellas partidas a cobrar como consecuencia de la actividad económica.

En tal caso de que estas partidas sumen más del 50 %, no estaríamos hablando de una sociedad patrimonial.

Pero si fuere el caso de que no llegan a ese porcentaje, entonces debemos tomar en cuenta los valores y elementos no afectos a actividades económicas, de acuerdo a lo estipulado por la ley.

Por este motivo, no se contabilizarán el derecho a créditos provenientes de la transmisión de elementos patrimoniales, afectos a actividades económicas o valores a los que nos referimos a continuación:

  • Aquellos que se hayan poseído para dar cumplimiento a obligaciones legales y reglamentarias.
    • Poseídos por sociedades de valores, como resultado del ejercicio de la actividad constitutiva de su objeto.
    • Los que otorguen al menos el 5% del capital de una entidad y se tengan durante un periodo mínimo de un año, con el objetivo de dirigir y gestionar la participación, siempre que se cuente con la organización ideal de medios materiales y personales, además de que la entidad participe no sea patrimonial.
    • Aquellos que tengan acceso de crédito nacidos de relaciones convenidas, las cuales se hayan establecido por consecuencia del desarrollo de actividades económicas.
Sociedad patrimonial

¿Para qué se constituye una sociedad patrimonial?

Las sociedades patrimoniales se crean con la finalidad de proteger nuestro patrimonio, ya que se considera que es la mejor forma dentro del marco legal, con el que se pueden proteger nuestros intereses económicos.

Uno de los grandes beneficios que encontramos al crear una sociedad patrimonial, es que se puede reducir la tributación o pago de impuestos a Hacienda. Por esta razón, es sumamente interesante desde el punto de vista económico.

Tipos de sociedades patrimoniales

Las sociedades patrimoniales pueden ser clasificadas en 4 tipos, los cuales mencionamos a continuación:

  1. Entidades patrimoniales de tenencia de inmuebles: Son aquellas que solo poseen propiedades de procedencia familiar, que están destinadas para el uso y aprovechamiento.
  2. Las entidades patrimoniales de alquiler de inmuebles: Son sociedades de alquiler de inmuebles, donde las propiedades de la familia están e alquiler. En este tipo de sociedades, no se tiene contratado a nadie para realizar los trámites de alquileres.
  3. Entidades patrimoniales de tenencia de valores: Son las sociedades que, al contar con los mismos beneficios que las de inmuebles, se destinan solo a poseer valores e invertir en bolsa, sin necesidad de tener alguna estructura empresarial ni emplear trabajadores.
  4. Otras entidades: Entre otras entidades patrimoniales, podemos encontrar sociedades dondemás del 50% del activo está formado por valores no afectos a actividad económica. También podemos encontrar entidades que sí se dedican a una actividad empresarial, pero que por las características de su activo, está considerada como patrimoniales.

Ventajas de las sociedades patrimoniales

Es sumamente importante conocer aquellas ventajas que poseen las sociedades patrimoniales, donde cabe destacar que no siempre se le pueden aplicar los incentivos, las ventajas y exenciones que establece la ley de sociedades de capital.

Por esta razón, debemos estudiar cuidadosamente si de verdad nos interesa o no crear una sociedad, que posteriormente se convertirá en patrimonial, gracias a sus características.

Como hemos mencionado anteriormente, las sociedades o entidades patrimoniales tienen la finalidad de separar los patrimonios de la actividad económica, de los que no estén íntimamente relacionados con ésta.

Del mismo modo en que los socios deben asegurarse de qué parte de su negocio tribute a un porcentaje fijo, es decir, el que esté en la sociedad y otra de forma variable, lo que depende según cuales sean sus ganancias.

Cuando se crea una sociedad patrimonial, ésta se utiliza como un instrumento de mucha utilidad para, por ejemplo; reducir el tamaño de una empresa de gran envergadura, ya que éstas tienen muchas más obligaciones que una empresa  pequeña.

También está que la separación ayuda a disminuir el riesgo, ya que se separan los activos fijos y básicos de la empresa. Es por ello que, podemos decir de manera certera que las ventajas de la sociedad patrimonial, son las siguientes:

  • Es posible deducir todos los gastos procedentes del mantenimiento de los inmuebles, en caso de que estos generen rendimientos.
  • Además, podemos ahorrarnos las imputaciones o rentas inmobiliarias por las que se tributaría en el IRPF, si no están arrendados. Debido a que si los inmuebles estuviesen en el patrimonio del titular, percibirán un 2% del valor catastral como rendimientos a declarar en el IRPF.
  • El patrimonio familiar perteneciente a la entidad, se mantiene resguardado de posibles indigencias como persona física.
  • Al momento de la sucesión, si se tienen varios inmuebles es más fácil transmitir los mismos vía participación en la sociedad.
  • Se tributa por el impuesto de sociedades a un tipo fijo del 25%, donde consideramos que las personas físicas, dependiendo de la comunidad autónoma, pueden llegar a tributar hasta el 49%.
  • Por último, no tributan por el impuesto sobre patrimonio, tan solo por el impuesto sobre sociedades.

Desventajas de las sociedades patrimoniales

Debemos recordar que al igual que cualquier tipo de sociedad, las patrimoniales también cuentan con ciertas desventajas frente a las personas físicas. Entre las que podemos encontrar las siguientes:

  • Las personas físicas que deseen alquilar viviendas a particulares por medio de la ley del IRPF, pueden aplicar una reducción general del 50% sobre el rendimiento neto, reducción que puede llegar hasta el 100%. Sin embargo, una sociedad no puede aplicar estas reducciones, por lo que una entidad destinada a este objeto pagará más impuestos que si las rentas las declarara una persona física.
  • Las ganancias obtenidas por las sociedades patrimoniales, como consecuencia de la venta de su activo, no podrían beneficiarse de los coeficientes reductores por antigüedad, algo que sí puede un sujeto pasivo del IRPF. Una persona física por transcurso del tiempo, puede reducir la tributación por la plusvalía obtenida.
  • Al gestionar un patrimonio reducido, la tributación puede superar a al IRPF.
  • Tanto la constitución de la sociedad, como la gestión (contabilidad, impuestos, cuentas anuales y otros), tienen un coste que debe tenerse en cuenta.
  • Estas sociedades no tienen la facultad de desagraviar las bases imponibles negativas, como sí podrían hacer otras sociedades.
  • No pueden aplicar el tipo impositivo del 15%, ya que este lo pueden aplicar algunos ejercicios de las entidades de nueva creación, cumpliendo con ciertos requisitos.
  • Las medidas de transparencia fiscal internacional son mucho más rígidas en este tipo de entidades.

Por ello, recomendamos que antes de tomar la decisión de crear una sociedad patrimonial, o determinar si esta genera ahorro o todo lo contrario, es preciso que realicemos un análisis detallado sobre todas las ventajas y desventajas que traen consigo este tipo de sociedades.

Ejemplos de entidades patrimoniales

Algunos ejemplos de sociedades patrimoniales que podemos mencionar, son los siguientes:

  • Entidad patrimonial de tenencia de valores: Sociedad que posee solamente valores e invierte en bolsa.
  • Entidad patrimonial de alquiler de inmuebles: Es aquella que posee únicamente inmuebles de alquiler, sin personal empleado con contrato laboral ni jornada completa.
  • Entidad patrimonial de tenencia de inmuebles: Sociedad que posee únicamente inmuebles familiares, para su uso y disfrute.
  • Entidad no patrimonial que posee participaciones en capital de otras sociedades: Es la sociedad que posee más del 5% de otra sociedad, que dispone de organización empresarial con medios materiales y humanos.
  • Entidad no patrimonial de alquiler de inmuebles: esta cuenta únicamente inmuebles de alquiler, como mínimo con una persona contratada a tiempo completo.
  • Entidad no patrimonial que posee participaciones en el capital social de otras sociedades: Sociedad holding con objeto de dirigir y gestionar la participación de más del 50% en empresas que son operativas, y que además disponen de recurso material y humano.

¿En qué podemos ayudarte?

Abrir chat
Hola! Te puedo ayudar en algo?
Hola

¿En que podemos ayudarte?