Cuando los jóvenes recién graduados se van a iniciar en el mundo laboral, deben poner en práctica sus conocimientos y todo lo que han aprendido en la teoría. Para esto, lo ideal es que comiencen con contratos de prácticas.

Estos contratos nos permiten adquirir experiencia y muchos más conocimientos de los que ya habíamos aprendido. Para explorar un poco más del tema, por medio de este post comentaremos todo en referencia a los contratos de práctica, sus características, beneficios y más.

¿Qué es un contrato de prácticas?

El contrato de práctica está destinado a jóvenes que estén recién graduados, y que necesiten adquirir experiencia en su área de conocimiento. De esta forma, podemos decir que el objetivo fundamental de este tipo de contratos, es ofrecer práctica en el área profesional a los trabajadores, dependiendo su nivel de estudio.

Diferencias entre los tipos de contratos

Es preciso estar claros sobre los contratos de prácticas y otros contratos de trabajo similares que existen en la actualidad, con la intención de que esto no nos cause ningún tipo de confusión a futuro. 

Por ello, debemos dejar claro que existen los contratos de prácticas y otras dos figuras, que son el contrato de formación y aprendizaje, y las prácticas no laborales.

El contrato de formación y aprendizaje es diferente al de prácticas, debido a que el primero está orientado a jóvenes entre 16 y 24 años, que no tienen ningún título profesional. 

Este es un contrato que sirve para trabajar y al mismo tiempo obtener formación, tanto teórica como práctica, por esta razón es diferente al contrato de prácticas, donde solo aceptan a aspirantes que ya han obtenido su título profesional.

Además, en el contrato de formación y aprendizaje los jóvenes no deben realizar jornada completa en sus lugares de trabajo, siendo regulado del 75% al 85% en los primeros tres años.

Esto permite que los jóvenes dediquen el resto del tiempo a recibir una actividad formativa, con el objetivo de obtener un título de formación profesional de grado medio, superior o un certificado de profesionalidad.

El convenio de prácticas no laborales ocurre durante los estudios, donde muchas áreas de formación académica tienen una serie de prácticas obligatorias al final de la carrera, las cuales no tienen carácter laboral, sino que están dirigidas a complementar los conocimientos teóricos.

Por esta razón, es preciso que el contrato de prácticas no se confunda con el llamado convenio de prácticas, que es algo muy similar, pero en este caso hablamos del que se establece con una universidad o escuela, donde este puede ser o no remunerado.

También existe otro llamado contrato de formación que es bastante parecido al contrato de prácticas, pero en este caso hablamos de aquellos donde los trabajadores no tienen la necesidad de poseer un título en el área en el cual se desenvolverán.

En la mayoría de las ocasiones, si llegan a tener algún título, éste ni siquiera está relacionado con el área de trabajo que desempeñarán. 

Requisitos para obtener un contrato de práctica

Los aspirantes a un contrato de práctica, debemos contar con los siguientes requisitos: 

Contrato en prácticas
  • Los aspirantes deben contar con un título universitario de formación profesional, un certificado de profesionalidad o estudios equivalentes. En el momento de optar al contrato, debemos entregar copia del título a la empresa.
  • El tiempo que debemos tener desde el momento en que recibimos el título y el momento en que aplicamos al contrato, debe ser menor a 5 años. Aunque, cabe resaltar que si tenemos menos de 30 años, esta regla no aplica.
  • No podemos haber trabajado con algún contrato de prácticas, durante 2 años en cualquier otra empresa.

Esta información es importante para la empresa, ya que necesitan saber cuánto tiempo ha estado contratado un trabajador y bajo qué modalidad de contrato, además de que la entidad solicita dicha información al Servicio Público de Empleo.

Características de un contrato de prácticas

Es necesario resaltar que los contratos de prácticas, al igual que los demás contratos, se deben formalizar de manera escrita, ya que en ellos se debe especificar con claridad todos los puntos que sean necesarios.

Entre los asuntos que se tratan en el contrato, deben ser el título que posee el trabajador, el tiempo específico de duración de dicho contrato, qué cargo va ocupar, cuántas horas de trabajo y la distribución de éstas, en caso de que la jornada laboral sea parcial o a tiempo completo.

Ahora bien, las características más resaltantes del contrato de práctica, son las siguientes:

  • El contrato de práctica no es para todos los trabajadores, debido a que el mismo está destinado a la contratación de aspirantes que posean títulos universitarios, de formación profesional, con certificados profesionales o títulos equivalentes.
  • Como mencionamos anteriormente, actualmente se solicita que no hayan pasado más de 5 años desde la obtención del título.
  • En caso de discapacidad, el tiempo puede ser hasta de 7 años.
  • En caso de que los aspirantes sean menores de 30 años, y si es su primer empleo, los plazos deben ser regulados, debido a que en la actualidad es un plan de empleo juvenil.
  • La oferta de este contrato de práctica tiene que ser específicamente para un puesto que nos permita a los aspirantes obtener prácticas profesionales, en el área que corresponde al título obtenido.
  • Este contrato puede tener una duración de entre 6 meses y 2 años, aunque también existen condiciones para las prórrogas y los plazos máximos, dependiendo de si se han realizado prácticas anteriormente o por títulos obtenidos posteriormente.
  • El pago debe ser como mínimo el 60% del salario que corresponde al puesto que realiza un trabajador durante el primer año, y durante el segundo año debe ser el 75%, siempre cobrando el salario mínimo interprofesional.
  • Si al final del contrato hemos acumulado las cotizaciones suficientes, entonces podremos solicitar el paro.
  • En el contrato de práctica, se está dado de alta en la seguridad social, cotizando entre otras cosas, para el desempleo. 

Beneficios del contrato de prácticas

Entre los beneficios de los contratos de práctica, podemos encontrar los siguientes:

Contrato en prácticas
  • Para los casos de personas que posean algún tipo de discapacidad mayor o igual que el 30%, entonces la empresa ofrece un contrato de prácticas, donde disfrutará de la reducción del 50% en la cuota de la seguridad social por contingencias comunes.
  • Ahora bien, en los casos donde la empresa ofrezca contratos de prácticas a desempleados contratados en C.E.E, éste obtendrá una bonificación del 100% de la totalidad de la aportación empresarial.
  • Los planes de carrera o planes de formación son una excelente fuente de negociación durante un proceso de búsqueda de talento.

Es por ello que los contratos son indicados muy especialmente para los profesionales sin experiencia, y la empresa tendrá la posibilidad de convertirse en una gran fuente de crecimiento y desarrollo de especialistas en el área.

Contrato de prácticas y obligaciones de la empresa

Las obligaciones o responsabilidades que tiene la empresa con los trabajadores que poseen contratos de prácticas, son las siguientes:

  • En primer lugar, al momento de que la empresa realice un contrato de prácticas, debe asegurarse de que el candidato cumpla con sus requisitos y obligaciones, para después realizar la debida notificación al SEPE acerca de la formalización de su contrato.
  • Además, la empresa debe asegurarse de ofrecer al trabajador un puesto que le permita conseguir la práctica y experiencia profesional que le corresponda, según su nivel de estudios. Esto quiere decir, que el trabajador puede aprender y desarrollar uno o más conocimientos de los adquiridos durante su formación académica.
  • La empresa debe encargarse de ajustar las funciones del trabajo, de acuerdo a cuál sea el grado o titulación del trabajador.
  • La empresa debe solicitar la fotocopia del título, que certifica el grado de estudios y la admisión del contrato de prácticas.
  • Otra de las responsabilidades de la empresa, es dar información a los trabajadores con contratos de prácticas de cualquier vacante disponible en la empresa, para ofrecer así igualdad de oportunidades a todos sus integrantes.

Certificado de prácticas realizadas

Contrato en prácticas

Al terminar el contrato de prácticas, la empresa está en el deber y la obligación de entregar al trabajador un certificado, donde estén claramente especificadas las tareas realizadas y los cargos que fueron ocupados por el trabajador.

Con este certificado, el trabajador podrá realizar la debida acreditación de estas prácticas y la experiencia adquirida en las mismas, con lo cual podrá tener mejores opciones y oportunidades en el campo laboral.

Ayuda para los jóvenes

Este contrato provee un puesto de trabajo a los egresados de formación profesional, lo cual les permite obtener la experiencia para el campo laboral, obteniendo un salario considerablemente inferior al de un trabajador que ya tiene la experiencia.

Sin lugar a dudas, obtener el certificado de contratos de práctica, además de la experiencia adquirida, es la mejor posibilidad que tiene el trabajador de conseguir el empleo de sus sueños, por lo que los jóvenes que tienen esta oportunidad son muy afortunados.


¿En qué podemos ayudarte?

Abrir chat
Hola! Te puedo ayudar en algo?
Hola

¿En que podemos ayudarte?