Los gastos deducibles como autónomo en el IRPF, son aquellos costes que se toman como reembolso, tras efectuarse el cumplimiento de las pautas establecidas en la norma de Hacienda, donde aparte tienen que cumplir con la justificación y documentación en la inspección. Descubre aquí cuáles son.

Según las normas establecidas por la Agencia Tributaria de España, se te considera una persona física autónoma, cuando ejecutas o llevas a cabo una labor por cuenta propia. Para lo cual te encuentras de alta ante el Censo de Empresarios de Hacienda.

No obstante, estás obligado a suscribirte para ejecutar el desembolso concerniente al Impuesto de Actividades Económicas “IAE”, teniendo de este modo la facultad para recibir facturas, por motivo al bien efectuado.

Por lo que, antes de hacer mención a los gastos deducibles como autónomo en el IRPF, es importante que sepas lo que es el IRPF. Este se refiere al coste que, como persona física paga, por motivo de tus rentas percibidas a lo largo de un año fiscal. La cual se rige de acuerdo a la circunstancia en que obtienes el mismo.

La diferencia se da, cuando eres persona física asalariada o empleada, debido a que, se ejecutan Retenciones IRPF nómina de manera mensual, durante el año a modo de anticipo, hasta que finalmente efectúes tu declaración ante la Agencia Tributaria, donde debes cancelar el coste de la diferencia. No obstante, cuando se da el caso de que posees una mayor retención, la Agencia Tributaria te desembolsa el excedente.

Por otra parte, si eres persona física autónoma, igualmente debes ejecutar anticipos, donde los mismos lo efectúas con la única desigualdad de que son realizados atendiendo a la tabla fija proporcionada por la misma agencia, que es en función a la actividad que ejecutes y por consiguiente, alcanza a ser adjudicada, tanto para el IRPF como para el IVA.

Requisitos para los gastos deducibles como autónomo en el IRPF

Gastos deducibles como autónomo en el IRPF

Para que los gastos deducibles como autónomo en el IRPF sean aprobados, debes de manera obligatoria cumplir los siguientes parámetros:

  • Estar vinculado a la actividad económica o profesional
  • Poseer fundamentación por medio de facturas
  • Encontrarse asentado en el libro de gastos e inversiones

Donde además como autónomo, tienes el deber y responsabilidad de presentar la documentación ante la oficina pertinente. Esto es para que se efectúe la respectiva inspección, verificación y procesamiento en la que debes tener presente que los gastos “no procedentes”, inclusive pueden generarte sanciones.

Gastos deducibles como autónomo en el IRPF relativos al ejercicio laboral

Estos deben cumplir el objetivo de generarte un lucro como autónomo, en la que de forma evidente y clara haces uso del activo que dispones con el fin de llevar a cabo tu obligación y desarrollo. Teniéndose en el rubro los siguientes:

Consumos de explotación

Tus gastos deducibles como autónomo en el IRPF para consumos de explotación, son los que abarcan los suministros que te abastecen o recibes mediante el uso de terceros. Teniéndose que además son deducibles en IVA, entre los cuáles podemos mencionar:

  • Material de uso en oficina.
  • Mercaderías.
  • Materias primas y sus auxiliares como complemento.
  • Envases y material para embalaje.
  • Combustible.

Sueldos y salarios

Son los pagos que le efectúas a cada trabajador por la realización de las tareas asignadas con previa existencia de un contrato laboral, los cuales además deben estar afiliados a la Seguridad Social, donde cada uno está exento de IVA. Siendo algunos de los que contemplan:

  • Remuneración o sueldo.
  • Pagos extraordinarios.
  • Asignación para gastos alimenticios y de traslado.
  • Incentivos laborales.
  • Indemnizaciones.
  • Retribuciones en especies (beneficios no económicos).

Seguridad social

Este incluye la valoración o cotización procedente de la contratación que realizas al trabajador y en esta también te adicionas como autónomo. Cuando por otra parte, gozas del aporte, asistencia, participación, contribución o cooperación de otro autónomo, también debes incluirlo en esta cotización. Teniéndose que no deducen IVA.

Servicios de profesionales independientes

Son los gastos relativos a honorarios profesionales para:

  • Gestores.
  • Abogados.
  • Asesores,
  • Economistas.
  • Asesores.

Otros gastos

Los contemplados como adicionales entre gastos deducibles como autónomo en el IRPF, podemos mencionar los siguientes:

  • Gastos de instrucción, adiestramiento o capacitación del trabajador.
  • Indemnización por anulación o disolución del contrato laboral.
  • Regalos de cortesía, estímulo o incentivo al trabajador.
  • Seguros de percances, contingencia o accidentes del trabajador.
  • Cuotas por planes de pensiones.
  • Participaciones por objetivos o proyectos de previsión social empresarial.

Gastos deducibles como autónomo en el IRPF relativos a inmuebles

Los gastos concernientes al área inmueble o establecimiento físico donde como autónomo llevas a cabo tu labor o lucro, poseen los siguientes gastos tomados como deducibles:

Arrendamientos y cánones

Principalmente es importante destacar que los gastos deducibles como autónomo en el IRPF para a los arrendamientos y cánones se les efectúa deducción de IVA. Estos incluyen los siguientes:

  • Alquiler.
  • Canon.
  • Asistencia técnica.
  • Arrendamiento financiero, que también se le conoce como leasing financiero u operativo y se refiere al alquiler con derecho a compra, que no posea por finalidad terrenos.
  • Cualquier otro activo no amortizable.

Reparación y conservación

Los gastos efectuados por motivo de reparación y conservación, igualmente se destacan por ser deducibles en IVA. Donde como autónomo debes tener presente, que jamás debes confundirlos con los referidos a las inversiones amortizables, que son los que contemplan la acción de realizar ampliaciones o cualquier otra mejora en el área inmueble, donde llevas a cabo tu labor junto a los empleados. Esto es, porque son tomados como una inversión a largo plazo. Por otra parte, los gastos de reparación y conservación a ser deducibles incluyen los siguientes:

  • Arreglos, reconstrucciones o reformas de bienes materiales.
  • Adecuaciones de bienes materiales.
  • Gastos de mantenimiento.

Otros servicios exteriores

Gastos deducibles como autónomo en el IRPF

Estos incluyen los diversos gastos de servicios solicitados y efectuados que cumplen el objetivo de completar tu labor autónoma. Los cuales además se destacan por tener deducción del IVA, excepto aquellos que ya se encuentran exentos, entre los cuales están:

  • Gastos publicitarios o de propaganda.
  • Suscripciones.
  • Primas de seguro.
  • Prestación o asistencia bancaria.
  • Relaciones públicas.
  • Gastos de traslado o transporte.
  • Abastecimiento eléctrico, telefónico y de agua.
  • Desembolsos referidos a investigación, mejora y progreso.
  • Gastos de oficina no establecidos en los rubros anteriores.

Gastos deducibles como autónomo en el IRPF relativos a tasas

En estos se incluyen los siguientes:

Tributos fiscalmente deducibles

Se hace importante destacar, que los que sean producto de sanciones o bien sean algún recargo referido al apremio o al hecho de no presentar la declaración en el tiempo estipulado, no estarán contemplados en el apartado de gastos deducibles como autónomo en el IRPF. Por lo que solo están incluidos los que tiene que ver con impuestos o recargos no estatales, con la virtud de estar exentos de IVA, siendo ejemplo:

  • Contribuciones o recargos especiales
  • Tasas

De las cuales se tienen a los siguientes:

  • IAE o Impuesto sobre Actividades Económicas
  • IBI o Impuesto sobre Bienes Inmuebles

Impuesto al Valor Agregado “IVA” soportado

Este impuesto únicamente podrá ser deducible, siempre y cuando, no se encuentre en el rubro de los desgravables pertinentes a las declaraciones trimestrales que efectúes ante la Administración Tributaria, que es Cuando se hace la declaración de la renta, lo cual no posee la legalidad a deducirse las cuotas soportadas. Ejemplo de estos son:

  • Medicina
  • Agricultura, pesca, ganadería (régimen especial)

Gastos deducibles como autónomo en el IRPF relativos a gastos financieros y amortizaciones

Los gastos deducibles del ámbito financiero, son los que se refieren a los que contraes tras un financiamiento y que además se encuentran exentos del IVA, no integrando aquellos que sean generados por el uso de tu capital, siendo alguno de ellos:

  • Interés o fraccionamiento de una deuda.
  • Gastos de descuentos.
  • Interés o recargo de aplazamiento.
  • Tasas por préstamos o créditos.

Gastos deducibles como autónomo en el IRPF relativos a provisiones

Los gastos de provisiones, son deducibles en modalidad normal, cuando corresponden a actuaciones medioambientales con un máximo de desembolso. Mientras que en la modalidad simplificada integra los difíciles de justificar, con un máximo anual de 2.000 euros y una reducción del 5% sobre el monto de la ganancia neta.

Gastos deducibles como autónomo en el IRPF tomados como dudosos

Estos contemplan algunos de los siguientes:

  • Teléfono móvil (que no puede ser de tu uso personal)
  • Inmueble donde se efectúas el lucro (arrendado o vivienda propia)
  • Gastos relativos a la alimentación o traslado (transporte público o privado por medio de taxis)
  • Desembolso por motivo de vestimenta
  • Vehículo, cuando se incluyen gastos de gasolina, mantenimiento y seguro

Otros gastos deducibles como autónomo en el IRPF

Son otros gastos deducibles los siguientes:

  • Pérdida por deterioro del valor de los elementos patrimoniales
  • Incentivo al mecenazgo por convenios de colaboración en actividades de interés general
  • Incentivos del mecenazgo, gasto en actividades de interés general
Abrir chat
Hola! Te puedo ayudar en algo?
Hola

¿En que podemos ayudarte?