Es posible que en algún momento de la vida estemos en aprietos, donde el recurso económico se nos dificulta y nos vemos en la necesidad de pedir un préstamo a personas particulares o familiares.

Este tipo de acuerdos se deben manejar de una forma en específico, con la intención de que todas las partes involucradas queden en los mejores términos. Por esa razón, en el presente post comentaremos todo sobre los préstamos entre particulares.

A considerar de los préstamos entre particulares

Para este tipo de préstamos, es necesario tener en cuenta algo muy importante, y es que al momento de hacer la solicitud de un préstamo a algún particular o familiar, por más confianza que exista con esa persona, lo mejor será que el acuerdo se realice bajo términos de un contrato.

Préstamos entre particulares

En cualquier caso, lo mejor siempre es ser prevenidos, con el fin de evitar futuros inconvenientes, y para esto es recomendable que el préstamo sea plasmado en papel.

Este tipo de préstamos entre particulares puede ser muy ventajoso para todas las partes involucradas, pero igualmente se trata de un intercambio de dinero, y por obvias razones, cuando se forma este tipo de acuerdo con capital de por medio, lo mejor es hacerlo conforme a la ley, y así evitar que hayan futuros problemas fiscales.

Ahora bien, los préstamos entre particulares en la actualidad, se han convertido en una excelente opción de financiación al momento de necesitar dinero y no tenerlo.

Cabe destacar que también existe la opción de préstamos bancarios, pero estos exigen una tasa de intereses muy alta, al igual que la de los créditos rápidos.

Por esta razón, es que recurrir a un particular o familiar para pedir un préstamo, se ha convertido en una buena opción, especialmente porque si solicitamos un préstamo con un amigo o familiar, estaríamos ganando ambas partes, tanto el prestatario y prestamista.

Si se establece un acuerdo de una retribución, el prestamista podrá obtener una rentabilidad por su dinero, mientras que el prestatario podrá conseguir el dinero con un tipo de interés menor al que tendría que pagar en una entidad bancaria.

Pero, a pesar de que entendemos que un préstamo particular está basado más que todo en la confianza que existe entre dos personas, lo mejor será que al momento de pedir o dar uno, todo quede por escrito.

De esta forma, si dejamos constancia del acuerdo por medio de un contrato para préstamos entre particulares, entonces podríamos evitar futuros inconvenientes con nuestros amigos o familiares.

Contrato de préstamo entre particulares

El contrato para el préstamo entre particulares o familiares, es la opción más adecuada en este tipo de acuerdos, pues como hemos mencionado anteriormente, esto nos ayuda a evitar posibles problemas en el futuro.

Lo mejor de usar este tipo de documento, es que son muy útiles para formalizar el acuerdo entre las partes involucradas, además de que el contrato deberá registrarse en Hacienda para hacerse efectivo.

Por otro lado, el modelo de contrato estará basado en función de si el préstamo entre particulares tendrá o no intereses, lo que quiere decir que el modelo del documento será uno u otro, dependiendo del caso al que corresponda.

Ahora bien, dentro de las características más relevantes que estos contratos entre particulares o familiares deben tener, podemos encontrar las siguientes:

  • Lugar y fecha en la que se oficializa el acuerdo.
  • Datos personales del prestamista y el prestatario.
  • El monto exacto que se va a prestar.
  • Duración del plazo destinado para el préstamo.
  • Indicar si el préstamo tendrá interés o no, y en caso de tenerlos, se debe indicar el tipo de interés.

¿Qué problemas puede haber en caso de que no se realice el contrato?

De acuerdo a lo establecido en la ley, en lo que respecta a un préstamo entre particulares, Hacienda puede considerar que habrá una remuneración y obligará al prestamista a declarar en el IRPF los intereses, así los haya o no.

Se debe aplicar el tipo de interés legal del dinero, que en la actualidad es de un 3% del monto prestado. Ahora bien, si establecemos un contrato entre ambas partes, Hacienda no aplicará este interés, y el prestamista no tendrá que tributar por los posibles intereses. 

Préstamos entre particulares

Alguna de las partes podrá dejar de cumplir con su palabra y hacer caso omiso de los acuerdos verbales, lo que sería un gran problema para la parte opuesta.

Además, otro tipo de problema con el que nos podemos encontrar, es que Hacienda considere que no se trata de un préstamo entre particulares, sino de una donación encubierta, con el objetivo de no pagar intereses.

Sin embargo, hay que resaltar que todas las donaciones están sujetas al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, mientras que los préstamos están sujetos al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

Pero, con el contrato para préstamos entre particulares, los involucrados estarán exentos, lo que quiere decir que en este tipo de contratos no tendrán que pagar nada, ninguna de las partes. 

Otro problema podría ser, que debido a que estas son negociaciones que en la mayoría de las oportunidades son a largo plazo, podría pasar que alguna de las partes muera.

Por ello lo mejor será dejarlo por escrito, pues como sabemos, las deudas no se extinguen por muerte, solo pasarán a ser responsabilidad de los herederos. Esto quiere decir, que en cualquiera de los dos casos, podría suceder lo siguiente:

  • Si muere el prestamista, la deuda será un derecho de herencia, de forma que el o los herederos serán quienes reciban el dinero. 
  • En caso de que muera el prestatario, la deuda se incorporará a la herencia y serán los herederos quienes paguen la deuda.

Características de los préstamos entre particulares

En cuanto a las características principales de los préstamos entre particulares, podemos mencionar las siguientes:

Préstamos entre particulares
  • De acuerdo a la ley, este tipo de préstamos son legales y están regulados, sin embargo, estos préstamos no están avalados por el Banco de España.
  • Estos préstamos se pueden pedir a cualquier particular, generalmente a familiares.
  • Los préstamos entre particulares se deben declarar ante Hacienda.
  • Es necesario y sumamente importante que las condiciones entre las partes se dejen plasmadas en un contrato.
  • Estos préstamos pueden ser gratuitos o tener un importe.

Pedir un préstamo a un particular o familiar

Lo principal a la hora de querer solicitar un préstamo a un particular o familiar, es que debemos considerar solamente a personas de confianza, que tengan la capacidad y disposición para hacerlo.

Además, debemos tener en cuenta que el proceso para pedir dinero prestado a un familiar, siempre será menos formal que al solicitar un préstamo a una entidad bancaria.

Sin embargo, también debemos tener presente que según la relación, la cantidad de dinero y la confianza existente entre las partes, el proceso se podrá adaptar a cada situación, pero por lo general, los pasos a seguir siempre son los siguientes:

  • Hacer la redacción de un contrato por escrito, donde se especifique claramente todos los datos y condiciones correspondientes al acuerdo.
  • Realizar la transferencia del dinero del préstamo a una cuenta indicada por el prestatario.
  • La persona que solicita el dinero, deberá declararlo a Hacienda en un plazo máximo de un mes, desde el momento en que se ha hecho la transferencia del dinero.

Gracias a que es un particular de nuestra entera confianza quien nos presta el dinero, no será necesario presentar documentación, aunque es un paso más que podemos realizar para hacer el crédito más formal.


¿En qué podemos ayudarte?

Abrir chat
Hola! Te puedo ayudar en algo?
Hola

¿En que podemos ayudarte?